Inicio

1164

CASO BELÉN

Intervención Innocence Project Argentina para la Libertad de Belén.

 

 

El 6 de julio de 2016, a partir de la sentencia de la Sala III de la Cámara Penal de Tucumán que condenó a Belén por el delito de homicidio agravado por el vínculo, Innocence Project Argentina se presentó ante la Corte Suprema de Justicia de Tucumán en calidad de Amicus Curiae con dos objetivos: por un lado, evidenciar las graves deficiencias en la investigación del caso y la total falta de elementos probatorios para sustentar una condena; y, por otro lado, con el objetivo de contribuir a lograr la libertad de Belén.

 

A Belén se le imputa:

“Que el día 21/03/2014 siendo horas 3:50 aproximadamente, Belén ingresó a la guardia mayor del Hospital Avellaneda aduciendo padecer cólicos renales y diarrea siendo atendida en un primer momento por la Dra. Natalia Azar y posteriormente por la Dra. Sara Sader. Que entre horas 04:00 y 05:00 aproximadamente del día de mención Belén solicitó permiso para concurrir al baño manifestando tener diarrea y mientras se encontraba en el mismo, Belén dio a luz a un bebé de sexo masculino de aproximadamente 32 semanas de gestación, con una talla de 36 cm y 950 grs. de peso, el cual nació con vida, conforme se desprende del informe nº 1792 elaborado por el Dr. Armando Gustavo José, del Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial. Que después de dar a luz a su hijo, Belén cortó el cordón umbilical que unía la placenta con el cuerpo de su hijo, luego lo anudó y con claras intenciones de provocar la muerte de su hijo, lo arrojó por las cañerías del baño del mencionado nosocomio y tiró la cadena. Que Belén con su ilícito accionar provocó en su hijo un traumatismo encéfalocraneano, lesión que ocasionó el óbito del niño. Que Belén, luego de consumado su accionar, se retiró del baño y se dirigió nuevamente al consultorio donde estaba siendo atendida, quedando el cuerpo de su hijo, ya sin vida, atascado en la cañería del inodoro. Que Belén, al regresar a la guardia del Hospital, comenzó a tener hemorragias, por lo que el Dr. Jorge Molina la derivó a la Sala de Ginecología del nosocomio, siendo atendida por el Dr. Daniel Martin quien pudo comprobar que acababa de dar a luz a un bebé de una edad gestacional superior a las 26 semanas”.

 

Sin embargo, ninguno de estos extremos están acreditados en la causa.

 

   > Ver Amicus presentado por Innocence Project

 

 

 

Contradicciones, falta de prueba inculpatoria y violaciones a principios constitucionales.

Para afirmar tales extremos y condenar a Belén por el delito de homicidio agravado por el vínculo (art. 80, inc. 1, 2do supuesto, y último párrafo del Código Penal de la Nación), debieron existir peritaciones que determinen: si el feto nació con vida; si efectivamente recibió un golpe provocado por una acción voluntaria que causó su muerte y; de comprobarse tales supuestos, si tal hecho era imputable a Belén. Finalmente, para imputar la agravante por el vínculo, debió acreditarse que el feto tenía vínculo genético con Belén.

 

Del análisis del caso realizado por IP Argentina surge que ninguno de estos elementos se encuentra acreditado en la causa:

 

 

1. LOS EXÁMENES

 

Irregularidades y contradicciones en los exámenes forenses realizados sobre el feto:

 

- El Reconocimiento Médico Legal realizado el día del hecho, esto es, el 21 de marzo de 2014 dice que se trataba de un feto de 27 semanas de gestación, de sexo masculino, con un peso aproximado de 950 gs.; una talla de 36 cm.; color de piel blanco; contextura física normal; color de pelo negro. Se destacaron como señas particulares: cordón umbilical con bordes irregulares y nudo.

 

- El Informe de Autopsia, del 27 de marzo de 2014, revela contradicciones en el sexo, color de piel y tiempo de gestación.
El informe de autopsia concluye que se trata de un feto de sexo masculino. Sin embargo, el examen externo dice:

“EXAMEN EXTERNO: Cadáver en buen estado de conservación, perteneciente a un feto del sexo femenino, de aproximadamente treinta y dos meses de gestación, de piel morena…, pesa 950 gramos y tiene una talla de 36 centímetros…

La autopsia no informa acerca de la presencia de un cordón umbilical en el feto examinado y solo se examina la parte del cordón umbilical que se encuentra en la placenta llevada a la autopsia.

A pesar de las contradicciones de sexo, color de piel y tiempo de gestación, el Tribunal tiene por acreditado que se trató de un feto de sexo masculino, de 32 semanas de gestación.

 

2. EL ADN

 

No se encuentra acreditado el vínculo genético entre Belén y el –o los- feto/s encontrado/s:

 

No se realizó un análisis de ADN que permitiera acreditar el vínculo entre el feto encontrado y Belén.

 

3. CONSERVACIÓN DE LA PRUEBA

 

Irregularidades en la conservación del feto:

 

El feto está desaparecido.

 

A las contradicciones de los informes citados que arrojan dudas sobre la identidad del feto, se agrega que con fecha 24 de abril de 2014 el abogado del Hospital Avellaneda se comunica con la Fiscalía V con el fin de informar que “el feto de la imputada estaba en estado de descomposición por lo cual deberían tomarse urgente los recaudos para las pruebas genéticas”. Sin embargo, el Bioquímico Forense Rubio Dip, al presentarse en la morgue para tomar muestras para un análisis de ADN, constató que el feto que se hallaba en la morgue identificado como “feto de la imputada”, era un feto extraño puesto que no tenía autopsia realizada. Como consecuencia de aquella confusión, el Director del Hospital Marcelo Gómez y su abogado, Diego Silverstein, “pidieron las disculpas del caso”.

 

4. LA AUTOPSIA

 

Respecto al nacimiento con vida del feto estudiado en la autopsia: sólo se realizó el estudio de docimasia hidrostática.

 

La doctrina médico legal especializada sostiene que es una prueba poco fiable para determinar si el feto nació o no con vida. Existen otras pruebas que se pueden realizar, como el examen microscópico sobre la reacción vital del cordón umbilical. Éste no se realizó.

 

5. LA HIPÓTESIS

 

El Tribunal considera que Belén provocó con su accionar el traumatismo encéfalocraneano fronto-parietal-temporal-occipital. Sin embargo, no hay ningún elemento de cargo que permita sostener esta hipótesis.

 

6. LOS HORARIOS

 

Horario de hallazgo del feto: según el Informe policial de las 8:43 hs. del 21 de marzo de 2014 de la Dra. Marcela Sueldo “el feto encontrado” fue hallado por la partera Monjes a las 03:00 hrs. de la mañana. Belén ingresó a la Guardia del Hospital a las 03:50 hrs.

 

7. EL LUGAR

 

Lugar donde fue encontrado el feto: de acuerdo a los testimonios que constan en la causa, existen contradicciones en relación al baño en que fuera encontrado el feto y aquel al que habría ido Belén.

 

8. LOS TESTIMONIOS

 

Varios testimonios resaltan que:

- Belén no tenía un estado de embarazo visible.

- Que al regresar del baño no tenía manchas de sangre en su ropa.

- Que el baño en el que fue encontrado el feto se encontraba perfectamente limpio.

 

Esto es sostenido por personal médico y de enfermería del Hospital (entre otros, Luis Antonio Gramajo, enfermero del Hospital Avellaneda; Natalia Magalí Azar, médica generalista; Sara Lía Sader, médica; Verónica Rosa Ledesma, enfermera). No hay testimonios que controviertan esta información.

 

9. LAS DECLARACIONES

 

La valoración a contrario sensu de las declaraciones de Belén:

 

Pese a que en todas sus declaraciones Belén sostuvo su inocencia y desconocer su estado de embarazo, el Tribunal destacó que “…[e]l último elemento probatorio que sirve para acreditar la materialidad histórica del hecho es, justamente, la declaración de la propia imputada..”. Los jueces destacaron sólo dos renglones de la declaración de Belén, quien, tras reiterar que desconocía que estaba embarazada y que había tenido un aborto o un parto, dijo: “…Me hicieron el legrado, después ahí estuve hasta las 06:20 en la sala de parto y ahí vino un enfermero y me hizo ver, y me di cuenta lo que había pasado. Yo nunca quise empujar (…) si hubiese sabido que estaba embarazada me habría cuidado."

 

El Tribunal, lejos de interpretar la declaración de Belén como un acto de defensa constitucionalmente protegido, valoró su declaración de manera parcial, descontextualizando los dichos de Belén y efectuando una interpretación a “contrario sensu” (sic.), es decir, manifiestamente opuesta al sentido que integralmente tiene la mencionada declaración.

 

10. LA DEFENSA

 

Defensa deficiente y vulneración del principio de inocencia:

 

Belén no gozó de una defensa efectiva y eficaz. Según surge de su propia declaración, Belén sostuvo su inocencia en todo momento. Sin embargo, y pese a no existir ninguna evidencia de cargo en el caso, el desempeño de su abogada, la Dra. Norma Susana Bulacios, fue manifiestamente deficiente y estuvo muy lejos de ser una estrategia defensiva. La abogada, contradiciendo los dichos de Belén y faltando al deber de fidelidad a su defendida, centró su defensa en la hipótesis de que Belén era inimputable por haberse encontrado en estado de inconsciencia y sin dominio del acto, lo que el Tribunal interpretó como un tácito reconocimiento de la materialidad del hecho.

 

El Tribunal, contrariamente a los estándares vigentes en materia de derechos humanos, no solo no intervino para asegurar una asistencia letrada que fuera eficaz, sino que incluso ponderó la intervención de la letrada con un peso mayor que los dichos de la propia Belén vulnerando el principio de inocencia que asiste a la acusada y la garantía de defensa en juicio. Y, más grave aún: utilizó la presencia de una defensa ineficaz como supuesto salvoconducto para evadir las exigencias probatorias que le incumbían.

 

 

 

Para otras consultas escribinos a mail@ipargentina.org

Anotate en nuestro mailing